Se lider de tu propia Vida

Pedro y el Hilo Magico.

Pedro era un niño muy vivaracho. Todos le querían: su familia, sus amigos y sus maestros. Pero tenía una debilidad. – ¿Cual?

Era incapaz de vivir el momento. No había aprendido a disfrutar el proceso de la vida. Cuando estaba en el colegio, soñaba con estar jugando fuera. Cuando estaba jugando soñaba con las vacaciones de verano. Pedro estaba todo el día soñando, sin tomarse el tiempo de saborear los momentos especiales de su vida cotidiana. Una mañana, Pedro estaba caminando por un bosque cercano a su casa. Al rato, decidió sentarse a descansar en un trecho de hierba y al final se quedó dormido. Tras unos minutos de sueño profundo, oyó a alguien gritar su nombre con voz aguda. Al abrir los ojos, se sorprendió de ver una mujer de pie a su lado. Debía de tener unos cien años y sus cabellos blancos como la nieve caían sobre su espalda como una apelmazada manta de lana. En la arrugada mano de la mujer había una pequeña pelota mágica con un agujero en su centro, y del agujero colgaba un largo hilo de oro.

La anciana le dijo: “Pedro, este es el hilo de tu vida. Si tiras un poco de él, una hora pasará en cuestión de segundos. Y si tiras con todas tus fuerzas, pasarán meses o incluso años en cuestión de días” Pedro estaba muy excitado por este descubrimiento. “¿Podría quedarme la pelota?”, preguntó. La anciana se la entregó.

Al día siguiente, en clase, Pedro se sentía inquieto y aburrido. De pronto recordó su nuevo juguete. Al tirar un poco del hilo dorado, se encontró en su casa jugando en el jardín. Consciente del poder del hilo mágico, se cansó enseguida de ser un colegial y quiso ser adolescente, pensando en la excitación que esa fase de su vida podía traer consigo. Así que tiró una vez más del hilo dorado.

De pronto, ya era un adolescente y tenía una bonita amiga llamada Elisa. Pero Pedro no estaba contento. No había aprendido a disfrutar el presente y a explorar las maravillas de cada etapa de su vida. Así que sacó la pelota y volvió a tirar del hilo, y muchos años pasaron en un solo instante. Ahora se vio transformado en un hombre adulto. Elisa era su esposa y Pedro estaba rodeado de hijos. Pero Pedro reparó en otra cosa. Su pelo, antes negro como el carbón, había empezado a encanecer. Y su madre, a la que tanto quería, se había vuelto vieja y frágil. Pero el seguía sin poder vivir el momento. De modo que una vez más, tiró del hilo mágico y esperó a que se produjeran cambios.

Pedro comprobó que ahora tenía 90 años. Su mata de pelo negro se había vuelto blanca y su bella esposa, vieja también, había muerto unos años atrás. Sus hijos se habían hecho mayores y habían iniciado sus propias vidas lejos de casa. Por primera vez en su vida, Pedro comprendió que no había sabido disfrutar de las maravillas de la vida. Había pasado por la vida a toda prisa, sin pararse a ver todo lo bueno que había en el camino.

Pedro se puso muy triste y decidió ir al bosque donde solía pasear de muchacho para aclarar sus ideas y templar su espíritu. Al adentrarse en el bosque, advirtió que los arbolitos de su niñez se habían convertido en robles imponentes. El bosque mismo era ahora un paraíso natural. Se tumbó en un trecho de hierba y se durmió profundamente. Al cabo de un minuto, oyó una voz que le llamaba. Alzó los ojos y vio que se trataba nada menos que de la anciana qu muchos años atrás le había regalado el hilo mágico. “¿Has disfrutado de mi regalo?”, preguntó ella. Pedro no vaciló al responder: “Al principio fue divertido pero ahora odio esa pelota. La vida me ha pasado sin que me enterase, sin poder disfrutarla.Claro que habría habido momentos tristes y momentos estupendos, pero no he tenido oportunidad de experimentar ninguno de los dos. Me siento vacío por dentro. Me he perdido el don de la vida. “Eres un desagradecido, pero igualmente te concederé un último deseo”, dijo la anciana. Pedro pensó unos instantes y luego respondió: “Quisiera volver a ser un niño y vivir otra vez la vida”. Dicho esto se quedó otra vez dormido.

“Pedro volvió a oír una voz que le llamaba y abrió los ojos. ¿Quien podrá ser ahora?, se preguntó. Cual no sería su sorpresa cuando vio a su madre de pie a su lado. Tenía un aspecto juvenil, saludable y radiante. Pedro comprendió que la extraña mujer del bosque le había concedido el deseo de volver a su niñez. Ni que decir tiene que Pedro saltó de la cama al momento y empezó a vivir la vida tal como había esperado. Conoció muchos momentos buenos, muchas alegrías y triunfos, pero todo empezó cuando tomó la decisión de no sacrificar el presente por el futuro y empezar a vivir en el ahora.

6 years ago 0 Comments Short URL

El Helecho y el Bambu

Un día decidí darme por vencido…renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi vida. Fui al bosque para tener una última charla con Dios. ‘Dios’, le dije. ‘¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?’

Su respuesta me sorprendió…’-Mira a tu alrededor’, Él dijo.

‘Ves el helecho y el bambú?’ – ‘Sí’, respondí. ‘Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. Les di luz. Les di agua.

El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salió de la semilla de bambú.

Sin embargo no renuncié al bambú. En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú.

-Pero no renuncié al bambú.’ Dijo Él.’En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. Pero no renuncié’ me dijo.

‘En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú.’No renuncié’ dijo.

‘Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante.

Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura (20mts). Se había pasado cinco años echando raíces. Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.

‘No le daría a ninguna de mis creaciones un reto que no pudiera sobrellevar’.

Él me dijo.

‘¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces?’. ‘No renunciaría al bambú. Nunca renunciaría a ti. ‘No te compares con otros’ me dijo.

‘El bambú tenía un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos eran necesarios y hacían del bosque un lugar hermoso’.

‘Tu tiempo vendrá’ Dios me dijo. ‘¡Crecerás muy alto!’

‘¿Qué tan alto debo crecer?’ pregunté. ‘¿Qué tan alto crecerá el bambú?’ me preguntó en respuesta . ‘¿Tan alto como pueda?’ Indagué.

Nunca te arrepientas de un día en tu vida. Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida. Continúa…

La felicidad te mantiene Dulce. Los intentos te mantienen Fuerte. Las penas te mantienen Humano. Las caídas te mantienen Humilde. El éxito te mantiene Brillante. Pero sólo Dios te mantiene Caminando…

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá sólo estés echando raíces…

Tags:

6 years ago 0 Comments Short URL

Zanahoria o Grano de Cafe

“Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y como las cosas le resultaban tan difíciles siempre. No sabia como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar y parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevo a su lugar de trabajo. Allí lleno tres ollas con agua y las coloco sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo.

En una echo zanahorias, en otra echo huevos, y en la ultima echo granos de café. Las dejo hervir sin decir palabra.

La hija espero impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre. A los veinte minutos, el Padre apago el fuego y saco las zanahorias, los huevos y los granos de café y los coloco cada uno en un plato.

Mirando a su hija le dijo: ¿Hija que ves?

Zanahorias, huevos y granos de café fue la respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y sintió que estaban blandas.

Después le pidió que tomara un huevo y lo rompiera, ella lo hizo y después de sacarle la cáscara observo el huevo duro.

Luego le pidió que probara el café, ella sonrío mientras disfrutaba de su rico aroma.

Mirando a su Padre humildemente le pregunto:

¿Qué significa esto padre?

El le explico que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: Agua hirviendo, pero habían reaccionado de una forma diferente.

La zanahoria llego al agua fuerte y dura, pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil y fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua débil, su cáscara frágil protegía su interior liquido, pero después de estar en el agua hirviendo su interior se había endurecido.

Los granos de café, sin embargo, eran únicos…después de haber estado en el agua hirviendo, habían cambiado el agua.

¿Cuál eres tu? Le pregunto el padre a su hija.

¿Cuándo la adversidad llama a tu puerta como respondes?

¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

¿Eres una zanahoria que parece fuerte, pero cuando la adversidad y el dolor te tocan te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable y un espíritu fluido, pero después de una situación adversa te has puesto duro y rígido. Por fuera te ves igual, pero por dentro estas amargado y áspero con un espíritu y un corazón endurecido?

¿O eres como un grano de café? El café cambia el agua hirviendo que es el elemento que le causa dolor, y cuando el agua llega a su punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor.

Si eres como el grano de café entonces cuando las cosas se ponen difíciles o peor, tu reaccionas mejor y haces que las cosas que están a tu alrededor mejoren.”

6 years ago 1 Comment Short URL

La importancia de Decir NO

Recuerda que tu vida son tus elecciones, y decirle “no” a otro es decirte “si” a ti mismo.

Poema de Hugo Flikenstein

No
No es no, y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No, se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto.
No.
Se dice una sola vez,
No.
Con la misma entonación,
No.
Como un disco rayado,
No.
Un No que necesita de una larga caminata o
una reflexión en el jardín no es No.
Un No que necesita de explicaciones y justificaciones,
no es No.
No, tiene la brevedad de un segundo.
Es un No, para el otro porque ya lo fue para uno mismo.
No es No, aquí y muy lejos de aquí.
No, no me deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas,
ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo
se pongan patas arriba.
No, es el último acto de dignidad.
No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
No, no se dice por carta, ni se dice con silencios,
ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha,
ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos;
ni con pena y menos aún con satisfacción.
No es No, porque no.
Cuando el No es No, se mirará a los ojos y el No se descolgará
naturalmente de los labios.
La voz del No, no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.
Ese No, no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí.

Tags:

6 years ago 0 Comments Short URL

De la Sociedad de los Poetas Muertos

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras
y las poesías sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores: el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes. Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.

Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.

Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida.

La sociedad de hoy somos nosotros
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti
sin que la vivas ….
Walt Whitman

Tags: ,

6 years ago 1 Comment Short URL

La ranita persistente

Dos ranitas cayeron en un recipiente que contenía leche. Aunque eran buenas nadadoras, después de un rato empezaron a cansarse y cuando intentaron salir descubrieron que estaban muy lejos del borde como para alcanzarlo de un salto.

Una de las ranitas se desespero: No puedo mas, jadeaba, no saldremos vivas de aquí.

Resiste, resiste, le respondía la otra, ya encontraremos una salida, no te abandones, sigue nadando, busca mantenerte a flote.

Un rato mas tarde una de ellas renuncio a continuar esforzándose y se hundió.

Su valiente compañera siguió nadando, con la energía que da la confianza en si misma, y tanto nado y nado que la leche comenzó a cuajarse por el batido de sus patas hasta convertirse en mantequilla, y en ella pudo hacer pie para dar el salto que la saco de la trampa”

Podríamos decir que la ranita que se salvo era “incansable” y no se rindió, y alcanzo su meta. Como esta ranita tenemos muchos ejemplos de tenacidad en la historia de la humanidad.

¿Sabes algunas de las características que tienen las personas que llegan a su meta?

Todas ellas tienen un Propósito, Objetivo o Meta.

Todas ellas dan los pasos con Pasión y Entusiasmo.

Todas ellas tienen Responsabilidad, Disciplina y Compromiso.

Todas ellas creen en si mismas.

Todas ellas aprenden de sus errores y consideran como dificultades lo que otros llaman fracasos.

Todas ellas buscan soluciones creativas y utilizan la Imaginación.

Todas ellas practican la Perseverancia y la Tenacidad.

Todas ellas tienen una Actitud positiva ante su Meta.

Hoy una de mis hijas ha llegado a la meta, con gran esfuerzo tenacidad y disciplina, ha corrido por primera vez una maratón, la Maratón de Disney, ella escribió en el muro de su Facebook:

‘It’s kind of fun to do the impossible”. Walt Disney…I have to agree…it was more than fun to do what once I thought impossible! (“ Es muy divertido lograr lo imposible” Walt Disney…Yo estoy de acuerdo…fue mas que divertido hacer lo que alguna vez pense que era imposible”)

Y me hizo recordar, que hoy mas que nunca en un mundo tan complicado, el ser humano tiene que fijarse Metas, es importante tener una Visión de lo que queremos lograr para no perdernos en el camino y que los sueños hay que hacerlos realidad.

Para vivir en bienestar se requiere tener metas, y hacer uso de la Voluntad, la Paciencia, la Fortaleza, la Templanza, y la Esperanza y hacer de la Perseverancia y la Tenacidad un habito.

No hay meta pequeña, cualquiera que sea la meta es importante y grande. Estamos en los primeros días del Año 2011, elige hoy un sueño o un deseo e inclúyelo en tus Resoluciones del 2011, escríbelo y conviértelo en Meta, concrétalo poniendo fecha de inicio y fin. Escribe tus posibilidades, haz tu planeamiento, escribe tu hoja de ruta, evalúa los obstáculos y busca posibilidades creativas o diferentes para su cumplimiento, ponte en acción.

Éxitos!

 

“¿Y cuando piensas realizar tu sueño?”Le pregunto el Maestro al discípulo. “Cuando tenga la oportunidad de hacerlo”, le respondió este. El Maestro le contesto: “La oportunidad nunca llega, la oportunidad ya esta aquí.” Anthony de Mello

“No duermas para descansar, duerme para soñar, los sueños están para cumplirse”. Walt Disney

“Un camino de mil millas empieza con un paso” Benjamin Franklin

“Quiero compartir con ustedes el secreto que me ha llevado a alcanzar todas mis metas: Mi fuerza reside únicamente en mi tenacidad”. Louis Pasteur

“No bastan dar pasos que un día puedan conducir hasta la meta, sino que cada paso ha de ser una meta sin dejar de ser un paso”. Johann Eckermann

Tags: , , ,

7 years ago 0 Comments Short URL

Eres Zanahoria, Huevo o Grano de Cafe ?

En estos tiempos que vivimos, cuando las cosas se suceden tan rápido y cada minuto es un reto y cada segundo hay que tomar una decisión, ¿Tu como enfrentas situaciones adversas?

Si tu actitud es de desconcierto, abatimiento, frustración, tristeza, desgano, si te sientes cansado de luchar o de perseguir tus sueños, me gustaría compartir un cuento contigo:

“Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y como las cosas le resultaban tan difíciles siempre. No sabia como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar y parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevo a su lugar de trabajo. Allí lleno tres ollas con agua y las coloco sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo.

En una echo zanahorias, en otra echo huevos, y en la ultima echo granos de café. Las dejo hervir sin decir palabra.

La hija espero impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre. A los veinte minutos, el Padre apago el fuego y saco las zanahorias, los huevos y los granos de café y los coloco cada uno en un plato.

Mirando a su hija le dijo: ¿Hija que ves?

Zanahorias, huevos y granos de café fue la respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y sintió que estaban blandas.

Después le pidió que tomara un huevo y lo rompiera, ella lo hizo y después de sacarle la cáscara observo el huevo duro.

Luego le pidió que probara el café, ella sonrío mientras disfrutaba de su rico aroma.

Mirando a su Padre humildemente le pregunto:

¿Qué significa esto padre?

El le explico que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: Agua hirviendo, pero habían reaccionado de una forma diferente.

La zanahoria llego al agua fuerte y dura, pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil y fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua débil, su cáscara frágil protegía su interior liquido, pero después de estar en el agua hirviendo su interior se había endurecido.

Los granos de café, sin embargo, eran únicos…después de haber estado en el agua hirviendo, habían cambiado el agua.

¿Cuál eres tu? Le pregunto el padre a su hija.

¿Cuándo la adversidad llama a tu puerta como respondes?

¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

¿Eres una zanahoria que parece fuerte, pero cuando la adversidad y el dolor te tocan te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable y un espíritu fluido, pero después de una situación adversa te has puesto duro y rígido. Por fuera te ves igual, pero por dentro estas amargado y áspero con un espíritu y un corazón endurecido?

¿O eres como un grano de café? El café cambia el agua hirviendo que es el elemento que le causa dolor, y cuando el agua llega a su punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor.

Si eres como el grano de café entonces cuando las cosas se ponen difíciles o peor, tu reaccionas mejor y haces que las cosas que están a tu alrededor mejoren.”

¿Y tu como manejas la adversidad?

¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?…

Acuérdate que el oro para ser purificado debe pasar por el fuego, así el ser humano necesita de situaciones adversas para fortalecer su carácter, y todo depende de nuestra actitud para enfrentar las pruebas que se presentan en nuestra vida.

Te dejo con esta reflexión.

8 years ago 0 Comments Short URL